Rico huevo eres saludable?

Aunque el ser humano puede vivir perfectamente con productos que procedente exclusivamente de la tierra, hay una creencia muy extendida de que para que su alimentación esté bien equilibrada su dieta debe ser ovo-lácteo-vegetariana, algo que no es totalmente cierto. Esta forma de juzgar a los alimentos se basa solamente en su composición en nutrientes y no en su capacidad de generar enfermedades o de curarlas. Un alimento, para que sea adecuado, debe nutrir a la persona, no provocarle ninguna enfermedad con su consumo prolongado y ser capaz incluso de curarle sin más ayuda. El huevo no cumple las dos últimas condiciones aunque sí la primera.

El huevo tiene, sin embargo, la ventaja sobre la carne de que no procede de mamíferos, lo que ya es una buena condición. El ser humano necesita comer alimentos lo más lejanos posibles de su escala evolutiva y es obvio que lo que procede de un mamífero está íntimamente relacionado con nosotros. No obstante y al corresponder a una escala inferior, las aves, podemos considerarlo como un alimento adecuado para el consumo.

El embrión de la vidaUn huevo contiene todo lo necesario para el desarrollo de un ser vivo, lo mismo que si fuera una semilla, por tanto su composición en nutrientes tiene que ser casi perfecta. La yema, por ejemplo, contiene grasas (22,2 gr.), proteínas (16 gr.), hierro (6 mg.), calcio 117 mg.) y vitaminas A, D y E. La clara no tiene grasa, algo de agua y sin embargo es rica en albúmina, una proteína de gran valor biológico. Además, la menospreciada cáscara contiene gran cantidad de calcio.

Parece obvio que un huevo es un alimento casi completo (carece de vitamina C) y que puede enriquecer a cualquier alimento que se mezcle con él. Además contiene también vitamina B-12 y ácido fólico, dos compuestos esenciales en la dieta.
La mejor manera de consumirlos es pasados por agua o, en su defecto, cocidos hasta que se pongan duros, ya que así con­seguimos que no pierdan nutrientes. La modalidad como fritos o en tortilla no es ciertamente la más recomendable, aunque su mayor problema está en su peor digestibilidad. Existe otra forma muy extendida que es como ponche, ya sea con leche o coñac, que desaconsejamos totalmente, ya que no se digiere (las proteínas necesitan calor para coagularse) y la clara cruda contiene un elemento (la avidina) que provoca carencias de vitaminas del grupo B.

¿Saludable?

Es justo reconocer que es un alimento muy completo y hasta fácil de digerir, pero aporta demasiado colesterol y eso puede ser perjudicial. No obstante y si ése no es nuestro problema ni padecemos de hígado o de insuficiencia biliar, podemos consumirlo al menos tres veces en semana.

Anuncios

Que opinas de todo esto ?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s