El ultimo Mohicano

Dedicado al ultimo Hombre  

Esta es una película que todavía no he visto entera, demasiada emoción y realismo para poderla verla seguida cuando me atreveré ?

Pues si toca espero que seamos tan valiente como aquellos hombres que nos precedieron y que deben de estar en un lugar digno de sus hazañas aquí abajo

si te interesa seguir leyendo hay información detallada de la banda sonora magistral de esta peli sino date por lo menos el gustazo de escuchar este tema escogido al azar

Banda Sonora compuesta por Trevor Jones y Randy Edelman

“Mi oído está abierto y preparado mi corazón: Lo peor es la pérdida del tú en estos mundanos acontecimientos: – Oyelo, es mi reino perdido”.

Con esta cita comienza la novela del escritor estadounidense James Fenimore Cooper (1789-1851), The Last of The Mohicans, que data de 1986 y forma parte de una serie de libros llamada Leatherstocking Tales que gran reconocimiento le han brindado a este escritor. Varias de las novelas de Fenimore Cooper se desarrollan en parajes aislados y exóticos con grandes héroes solitarios, siempre incidiendo e investigando en la historia americana. El Último Mohicano no es una excepción a estas características generales, ya que nos encontramos ante una historia de amor y grandes aventuras que ha sido llevada a la gran pantalla en más de una ocasión, pero la versión que a nosotros nos interesa es la dirigida por Michael Mann (Heat, The Insider…) en 1992. La historia se encuadra en Norteamérica, en los bosques del norte de Estados Unidos y Canadá, con las luchas por ocupar los territorios del nuevo mundo entre dos grandes potencias colonizadoras como eran Francia y Gran Bretaña. En estas guerras participaban también los colonos y los indios nativos de aquellas tierras, que sin más remedio, se veían en medio de tal afán colonizador teniendo que decantarse por alguno de los dos bandos. Pese al abrumador marco que envuelve a la historia, esta es mucho más personal y sencilla, partiendo de ese sentimiento que tantas otras películas de aventuras nos ha dado: la venganza. Magua (Wes Studi), indio de la tribu de los Hurones culpa al coronel británico Munro (Maurice Roëves) de la muerte de su familia, por lo que decide tomarse su venganza matando a sus dos hijas y al mismo coronel. Las hijas de Munro son interpretadas por Madeleine Stowe, como Cora, hija mayor, y Jodhi May, la hija menor, Alice. De esta forma, durante el viaje que ambas realizan para encontrarse con su padre serán atacadas por varios indios hurones, pero salvadas por tres indios mohicanos, Chingachgook (Russell Means), Nathanian (Daniel Day-Lewis) y Uncas (Eric Schweig). Sólo Uncas es hijo de sangre de Chingachgook, mientras que Nathanian es criado por la tribu, sin ser pues un indio nativo. A partir de este punto comenzará una lucha por parte de estos tres héroes mohicanos por salvar a las chicas, provocando que surjan dos historias de amor paralelas, una entre Nathanian y Cora, pareja principal de la película, y otra más secundaria entre Alice y Uncas.
La película pues abandona en este punto el enfoque general del conflicto bélico en tierras de Norteamérica para centrarse en las aventuras de estos personajes, mostrándonos como el destino de personas muy distintas puede estar unido en el más exótico de los parajes. Además, la película consigue que el espectador se olvide de la guerra entre franceses y británicos y se interese más por el desenlace de las aventuras de estos mohicanos y las dos chicas. Pero ésta no es la única virtud de la película, pues además Michael Mann consigue una estupenda dirección a lo largo de todo el metraje, alternando los momentos de acción con los de drama y romance consiguiendo enganchar por completo al espectador. A esto hay que unirle además una fotografía preciosa que hace justicia a las hermosas localizaciones en las que se desarrolla la trama. Y cómo no, heredado de la novela original, en la película subyace ese mensaje de protección de la naturaleza y de sus “habitantes legítimos”, los indios nativos, con una especial crítica a la forma de actuar de los colonizadores del “viejo continente”.

¿Y quiénes son los culpables de tan interesante trabajo? Pues Trevor Jones y Randy Edelman son los dos compositores encargados de vestir y de poner voz a este personaje tan importante en la narración de la historia que es la música. Jones y Edelman son compositores que podríamos decir poseen una importancia notable en el cine actual, aunque no tanto como los que podríamos llamar compositores de primera línea: Williams, Goldsmith (recientemente fallecido, pero no queríamos dejar de incluirlo en esta lista), Horner, Zimmer, Newton Howard, Elfman… pero no por ello dejan de tener un buen número de fans que hemos disfrutado mucho con su música. De hecho, tanto uno como otro nos han regalado estupendos trabajos de tal forma que una colaboración entre ambos siempre debe ser valorado con ilusión, y tal y como a continuación veremos, el resultado es difícilmente mejorable.

Con todo, si echamos un vistazo al libreto del disco encontramos (al menos en la edición de Morgan Creek) cómo la tarea realizada por cada compositor viene perfectamente delimitada y diferenciada, lo cual implica que no han creado temas para la banda sonora de forma conjunta, sino más bien se ha hecho un reparto del trabajo. Tal y como Jones nos comenta en la entrevista que nos ha concedido en exclusiva, él fue el encargado de componer el grueso del score, él fue la primera elección, mientras que Edelman desembarcó en el proyecto mucho después para crear la música que acompañará a escenas con diálogos. Curioso reparto que al parecer fue idea de Mann. En definitiva, es un toque especial que tiene esta banda sonora que la hace única: los primeros nueve cortes son obra de Trevor Jones, mientras que del corte 10 al 15 son de Randy Edelman. Y analizando el score en su conjunto podemos ver que se mantiene un estilo homogéneo en la música creada por ambos compositores, aunque el toque personal de cada uno de ellos no deje de estar presente en sus respectivas partes. A continuación analizaremos por separado la labor realizada por cada uno, estudiando los temas uno a uno, para terminar comentando la canción de Clannad que cierra el disco.

La mayor parte de la música que encontramos en la banda sonora es obra de Jones, donde además podemos observar cómo claramente son sus temas la verdadera columna vertebral del score y, por tanto, la que mejor enlaza los pasajes de la historia. El fabuloso tema principal es la base de toda su partitura, hasta tal punto que podemos encontrarlo prácticamente en todos los cortes de Jones. Además, ha realizado la música para las escenas de acción así como las más dramáticas, por lo que es innegable que la importancia de la tarea realizada por el compositor de Cristal Oscuro es superior a la del compositor de Dragonheart. De hecho, el disco contiene bastante más música de Jones que de Edelman.

Además, es la partitura de Trevor Jones la que más conoce el aficionado a la música de cine y la que más fama y popularidad ha cosechado. A continuación analizaremos sus nueve cortes de manera individualizada:

•”Main Title”: nos encontramos ante la pieza que es el corazón de esta banda sonora, al archiconocido tema central de El Último Mohicano, una pieza que empieza con unas percusiones y un tono de suspense hasta romper en el majestuoso tema que todos conocemos. Lo mejor de esta música es que tiene un carácter completamente atemporal, no tiene ningún matiz que nos sitúe en la época en la que se desarrolla la película, ni ningún toque étnico que nos localice geográficamente la historia. Es simplemente un estupendo tema para una película de aventuras, dando igual donde y cuando se desarrolle la acción. Este dato favorece también la popularidad que ha adquirido esta música, puesto que este carácter “abstracto” favorece que al oyente le sea más fácil retener la melodía, además de permitir su uso en otros medios ajenos a la película con buenos resultados (esas campañas publicitarias a las que nos referíamos antes). Sin ninguna duda esta pieza concentra a la perfección y en muy poco tiempo el espíritu de la trama de El Último Mohicano, pues tras un comienzo con ese tono aventurero y épico, el tema se cierra con un cambio en la melodía que tiende a mostrar un sentimiento más dramático y romántico. Aventura y amor se mezclan en esta pieza exponiendo las dos principales fuerzas que mueven la historia.
•”Elk Hunt”: el segundo de los cortes del disco es sin duda uno de los mejores, con un comienzo arrebatador, las percusiones nos van llevando a través de una pieza que va cobrando fuerza en cada segundo, mientras el tema central va surgiendo poco a poco, creando un contraste maravilloso y, sobre todo, lleno de energía. Un magnífico tema de acción.
•”The Kiss”: por fin en esta pieza sí encontramos por primera vez un toque étnico en la música. Con un tono más relajado que sus dos temas predecesores, nos encontramos con una melodía a cuerda que se va repitiendo una y otra vez con un estilo indio (entiéndase de indio americano, por supuesto). De nuevo poco a poco va surgiendo el omnipresente tema central, aunque en este caso una variación de corte más minimalista para dar un aire más romántico a la escena. En definitiva, un corte de gran belleza y cuya melodía inicial recuperará el compositor en el corte sexto, “Promentory”.
•”The Glade Part II”: el cuarto corte también mantiene ese estilo de música india, en un tono más pausado, para de nuevo finalizar en una variación del tema inicial, mucho más simple que las anteriores, perdiendo el aire épico a favor del dramático. Quizás sea uno de los temas más “insípidos” del disco.
•”Fort Battle”: tal y como reza el título nos encontramos ante una de las piezas que acompañará a una batalla, por lo que la música apuesta claramente por la acción, con un incesante redoble de tambores que otorga al corte un aire militar. A lo largo de esta pieza irán surgiendo varios temas, entre ellos una vez más el central en una nueva variación, pero también otros del mismo estilo que imprimen un carácter épico a la escena con magníficos resultados.
•”Promentory”: nos encontramos ante el que es, en nuestra opinión, el mejor corte del disco. Como mencionábamos antes recuperamos el tema indio que escuchamos en “The Kiss” pero en este caso alejado del tono romántico de este corte, para generar un efecto de suspense y de peligro impresionante. Al tiempo que la melodía va repitiéndose una y otra vez el compositor nos ofrece un acompañamiento a base de notas sostenidas que crean esa tensión antes mencionada. La música acompaña a la última escena de la película, donde Chingachgook corre implacable hacia Magua, jefe de los hurones para medirse con él en un último duelo. A su paso, Chingachgook irá eliminando a varios indios hurones con el apoyo de Nathanian, en una magnífica secuencia de acción, donde la música lo es todo, no hay diálogos, es Trevor Jones el encargado de narrar la historia ante el silencio de los personajes. Y realmente creemos que lo consigue con creces, pues el sentimiento que imprime la música a toda la secuencia gracias sobre todo a ese carácter reiterativo es lo que exactamente necesitaba la escena. Nos encontramos ante uno de esos momentos de fusión entre música e imagen inolvidables para todo aficionado al séptimo arte. Como no podía se de otra forma, el corte se cierra una vez más con el tema central para dar también un magnífico cierre a la escena (debemos señalar en este punto que los cortes no están ordenados de manera cronológica).
•”Munro´s Office/Stockade”: en este corte la música pasa a un segundo plano y adquiere un estilo más pausado y menos protagonista. Mantiene ese toque indio que ya antes había mostrado en otros cortes para terminar con el tema central, que como el lector se habrá dado cuenta, es la base de toda la historia, un personaje más en la trama con una buena dosis de protagonismo.
•”Massacre/Canoes”: de nuevo nos encontramos ante una pieza de acción, aunque en este caso se pierde el estilo militar en las percusiones y se tiende más al dramatismo de la escena mediante temas de gran emotividad y tono épico, siempre dentro del estilo del tema central, el cual aparece aquí también en una de sus variaciones (de las mejores del disco). La música acompaña a una emboscada que realizan los indios hurones al ejercito británico cuando éste, una vez vencido, se retira de los territorios que les han ganado los franceses. Uno de los objetivos de este ataque es por supuesto acabar con los hijas de Munro.
•”Top Of The World”: el último corte que encontramos en el disco compuesto por Trevor Jones contiene, como no podía ser de otra forma, una bella versión del tema de El Último Mohicano, que en este caso alarga y desarrolla creando una magnífica pieza, donde residen todos los sentimientos que se exponen en la película, aunque prima el trasfondo romántico de la historia de amor entre Nathanian y Cora. Un precioso cierre para la parte compuesta por Jones y para finalizar la película.

toda la banda sonora aqui….<a href=” Ir a descargar” title=”El ultimo Mohicano”>El ultimo Mohicano

Anuncios

Que opinas de todo esto ?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s